Una obra de arte de casi 100 años.

Esta es la joya de mi casa, por lo que es, y por lo que recuerda.

Después de escribir esta entrada, me llamó mi suegra para aclararme que en realidad la colcha no tiene casi 100 años, sino casi 200, porque la hizo la abuela de su padre allá por el 1800 y poco.
Así que edito y rectifico el texto.
Era del ajuar de la tatarabuela de mi marido, una familia gallega de la provincia de Pontevedra. Vivían en una aldea, como se diría en gallego: enxebre, enxebre.
La manta-cubierta pasó a un hijo y luego al abuelo de mi marido. Mi suegra la conservó hasta que nos la regaló para nuestra boda.
Y aquí está. Un gran orgullo poder conservar esta maravilla que ha viajado por media España a lo largo del tiempo.

Es de lana natural, esquilada a mano, hilada en rueca y confeccionada manualmente.
El marco interior era la medida original de las camas de antes, ahora nos llega justo de cuadrante, si la ponemos atravesada.

El color claro es el propio de la oveja, el rojo y amarillo se consiguieron con tintes.

Anuncios

Y tu... ¿caminas conmigo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s