¿Qué es la Atención Temprana?

Cuando una mujer se entera de que está embarazada, además de la lógica alegría, suelen asaltarla infinidad de dudas y temores sobre cómo se desarrollará su hijo.
Lo que pasará, es que el bebé llegará a este mundo con normalidad, será un niño sano y seguirá creciendo en los límites que los pediatras nos explican como normales.

Me gustan mucho unas palabras de D. Rodolfo Ramos que dicen:
“Un hijo viene al mundo como un libro en blanco sobre el que nada se ha escrito, más bien al contrario, nace con una serie de expectativas por parte de sus padres acerca de lo que será en la vida, cómo se comportará, cómo se conducirá ante los problemas, etc. Se espera a un bebé sano, bueno y feliz. Se le llama por su nombre antes de que salga del vientre materno, se sueña con él y se le sitúa en mil futuros y situaciones posibles. No nace, pues, con un pan bajo el brazo únicamente si no que trae consigo muchas ilusiones y esperanzas por cumplir.”

Pero, ¿qué pasa cuando ese niño que nace presenta algún problema de salud que afectará a su desarrollo en el futuro?

Hace unos años, cuando yo realizaba las prácticas de magisterio en un colegio de la provincia de Barcelona, encontré el caso de un niño que cursaba 6º de primaria al que, la sagaz intervención de su tutor, le había salvado de una vida bastante gris.

Hasta el curso anterior, el niño había presentado mal comportamiento en la escolarización que había ido en aumento conforme pasaban los años. Los profesores casi le habían dejado como caso perdido, porque era un niño que participaba muy poco, que no atendía y que solía dirigirse a todo el mundo con malas formas y casi siempre gritando (la madre solía hablar también con tono alto de voz). Quiso ese tutor providencial, observar al niño en clase, porque no parecía que tuviera ningún síndrome o enfermedad que le impidieran aprender (el niño era bastante espabilado).  Al final concluyó que lo que el niño tenía era una leve sordera de nacimiento, que la costumbre de hablar alto de la madre había camuflado toda la vida.
Esa leve sordera no detectada a tiempo se había convertido en una bola de nieve al llegar al final de la etapa primaria y le había convertido en un niño que casi no sabía leer, que casi no hablaba con nadie y que cuando lo hacía era para pelearse con todo el mundo.
Por suerte en España las cosas cambiaron a finales de los 90 para ese tema. Cada vez más, los profesionales de la educación y la salud vieron necesario compartir experiencias por el beneficio de nuestros pequeños.

En los hospitales materno-infantiles se han implantado screenings para detectar metabolopatías (hasta 44 enfermedades raras) e hipoacusias: todos los niños que nacen en nuestra región son sometidos a la prueba del talón y a un chequeo de la audición con tan sólo 3 días de vida.
Detectar así de rápido si tu hijo, por ejemplo, padece fenilcetonuria o hipotiroidismo y tomar medidas rápidamente, puede librarle de sufrir un retraso mental que evoluciona con la edad. Hacerle un chequeo de la audición en ese momento nos pondrá en alerta ante posibles mermas en la audición o incluso ante problemas serios de sordera.
Como vemos es de vital importancia la implantación de recursos para el tratamiento e intervención en edades tempranas de problemas que atacan a la población. Problemas que detectados a tiempo, pueden solucionarse o hacer que su impacto sea menor.
En la Región de Murcia esta red no ha dejado de crecer desde el comienzo de su configuración en 1980. Una de las últimas inversiones ha sido la ampliación del CentroRegional de Bioquímica y Genética Clínica situado en la Arrixaca.

 

 Y ¿qué pasa si detectamos un problema de ese u otro estilo en un recién nacido? ¿qué podemos hacer los padres?.
Por suerte en la Región de Murcia también somos pioneros en Atención Temprana. Disponemos de profesionales bien formados para atender a esos niños y a sus familias que se distribuyen en equipos a lo largo y ancho de la región.
Son equipos multidisciplinares, es decir, aúnan todas las especialidades que necesita el niño para “salvar” esa deficiencia. Los integran médicos pediatras, fisioterapeutas, psicólogos, pedagogos, logopedas, etc., que se coordinan y se ocupan de reconducir esas dificultades (pasajeras o permanentes) hacia la evolución positiva del niño.

Esos equipos se activan e intervienen tras la petición del pediatra o el docente que detectan en el niño un factor de riesgo que puede estar relacionado con:

            *el riesgo biológico: problemas neurológicos, problemas de los sentidos (vista, oído), del desarrollo.
            *el riesgo social: Acusada deprivación económica, embarazo accidental traumatizante, convivencia conflictiva en el núcleo familiar, padres con bajo CI / entorno no estimulante, alcoholismo / drogadicción, madres adolescentes, sospecha de malos tratos, etc.

Además, no intervienen sólo en el niño, también lo hacen sobre la familia y/o el entorno inmediato del niño, porque como hemos visto hay problemas que derivan de ellos.

En este cuadro de la Guía de orientación y sensibilizaciónsobre desarrollo infantil y ATde la FEAPS (Federación de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual y Parálisis Cerebral) de la Región de Murcia, podemos ver un ejemplo de cómo funcionan.

 
Como muestra real del trabajo de estos profesionales, quería enseñaros unas imágenes de la charla de preparación al parto que se impartió hace unas semanas en el Centro de Salud de Fortuna, con la intervención de D. Fco.Javier Guardiola Sastre, pedagogo, especialista en Atención Temprana y Secretario de la Asociación de Atención Temprana de la Región de Murcia.

 
Dña. Leonor Alonso, matrona de este centro de salud coordina una de las sesiones de la preparación al parto con la Pediatra del Centro de Salud de Fortuna, MªJosé Marín, que les habla a las futuras mamás de lo relacionado con el bebé tras dar a luz. En ese momento ya dejan de ser una mujer embarazada para ser dos individuos. Estas orientaciones están dirigidas a que las mamás recientes pierdan el miedo a lo desconocido y a la angustia que a veces ocasiona no saber cómo solucionar esas nuevas situaciones que nos traen los pequeños de la casa.
 
 


En esta sesión en concreto, se quería mostrar a las futuras mamás cómo enfrentarse a problemas comunes de los bebés como las malas posturas adquiridas dentro del útero con la participación de D.Fco.Javier Guardiola.
Algunos niños presentan al nacer una torsión en los pies o cuello que pueden corregirse fácilmente con sesiones de fisioterapia. Estos simples ejercicios pueden aprenderlos las mamás (y papás) bajo la supervisión del especialista, y evitan que esa mala postura se cronifique y de paso a un problema de traumatología.

 

Hay mucho que hablar y contar sobre Atención Temprana, pero quería daros una visión general de un trabajo que muchas veces pasa desapercibido por la mayoría de padres. Por suerte, esos niños que llegan como libros en blanco se nos entregan inmaculados, esperando que escribamos en ellos con buena letra.

Si te interesa el tema, o alguna información sobre algún aspecto de la Atención Temprana, déjanos un comentario o escríbenos al e-mail.

Hasta la próxima entrada!
Anuncios

Y tu... ¿caminas conmigo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s