Living in Fortuna (II)

 
En otra ocasión os conté que tengo la suerte de conocer a bastante gente. Tengo la suerte de poder comunicarme con personas maravillosas, muchas provenientes de otros lugares del mundo.
Os conté que en el lugar donde trabajo vive una importante colonia de británicos, y que les conozco a casi todos.
 
En una entrada anterior os hablé de algunos de ellos, y os conté cómo su costumbre de organizar subastas benéficas había hecho que conociera a este simpático grupo.
Es cierto que son tiempos difíciles en los que tendemos a encerrarnos en nosotros mismos mirando de reojo al de al lado, no sea que nos quite lo poco que tenemos. Pero no debería ser así. En los tiempos difíciles es cuando más necesitamos de los demás.
Entre todos, seríamos capaces de salir adelante. Por eso me entusiasma la voluntad de estos jubilados que no se resignan a vivir al margen de lo que les rodea y quieren contribuir al bienestar de la comunidad que les ha acogido.
 
La pasada semana, Collin Bagnall (en la foto) se puso en contacto conmigo para preguntarme quién podría acceder a su donativo: entre bastantes británicos, habían hecho una rifa de Navidad y querían que ese dinero recogido repercutiera directamente en la gente.
Se me ocurrió que en Fortuna hay una casa-convento que acoge una escuela infantil. Es sabido por todos que las hermanas que lo llevan han ayudado y ayudan muchísimo a todo aquel que toca su puerta. Hasta allí nos acercamos, hablamos con Sor Ana y ella agradeció infinitamente poder invertir ese dinero en el comedor de algún niño cuyos padres no pueden permitírselo, o en algún juego para el recreo de los pequeños.
 
Mi premio personal en todo esto ha sido conocerles, poder compartir con ellos su generosidad.
¡Muchísimas gracias!
 

Another time I told you that I have the good “Fortune” to meet a lot of people. I have the good “Fortune” to be able to communicate with wonderful people, many from other parts of the world.

 I told you in the place I work lives a large colony of Britains, and that I know almost everyone.
  
In a previous post I talked about some of them, and I told you about his habit of doing charities. Because one of this charity act, I met this nice group.
 It is true that there are difficult times in which we tend to close in on ourselves, looking askance at the next door, not to take away what little we have. But it should be, in difficult times is when we most need of others.
 Together, we would be able to cope. So I’m excited for these retirees will not resign themselves to live apart from the world around them and want to contribute to the welfare of the community that has welcomed them.
 
Last week, Collin Bagnall (pictured) contacted me to ask who could access their donation: among many Britains, had made a Christmas raffle and wanted the money collected directly goes to people living in Fortuna. 
It occurred to me that there is in Fortuna a house-convent, which has a kindergarten. Everyone knows that the sisters that are living there are extremely helpful to anyone who knocks on their door.
So we get there, and talked with Sister Ana (don’t smile and don’t sing… it is her name, really!) and she thanked infinitely be able to invest that money in the dining room of a child whose parents can not afford, or other game for the playground. 
 
My personal prize in all of this has been to meet them, to share with them his generosity.
 
Thank you all, friends!
 
 

Anuncios

Y tu... ¿caminas conmigo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s