Una linterna en el camino

En casa siempre me enseñaron a querer a Dios, pero es desde hace unos
años que Le descubrí y desde entonces es Él quien guía mi camino.

Muchas veces he intentado participar en comunidad y muchas veces no he
encontrado mi lugar, quizás por no saber comprometerme. Siempre he
intentado reflejar las enseñanzas católicas y el amor de Dios que siento
en mi corazón en el día a día y en la relación con los demás.

linterna

Seguí mi camino pensando que yo era la dueña pero mira cómo, la Paciencia Infinita, ha sabido guiar mis pasos:

Un profesor jesuita en la universidad me dijo: “No le busques, Él te
encontrará. Pero no cierres la puerta con cerrojo, déjale entrar”. Y no
tardó. Desde entonces siempre me ha acompañado: en los buenos y en los
malos momentos, NUNCA me dejó sola.

Llevo en internet desde los primeros chats. He participado en numerosos
foros y grupos on-line. En definitiva, he seguido con mi vida (esa que
yo pensaba mía) con presencia en casi todas las plataformas y RRSS.
Hasta que un día Xiskya se cruzó en mi TL de Twitter. Una mujer de mi
edad, valiente, cristalinamente franca y alegre y con las manos tendidas
hacia cualquiera, me cautivó.

Así entendía yo también el “ser iglesia”. Vi nacer #iMisión en sus
tuits, y seguía sin sentirme valiente. Hasta que leí su libro de un
tirón. Ella me recomendó que lo hiciera poco a poco, para asimilarlo,
pero era imposible. Cada pensamiento que Xiskya me hacía llegar a través
de la lectura, mi corazón lo adelantaba. Le contesté que tenía muy
claras sus reflexiones, que también eran las mías desde hacía mucho y
que ahora yo tenía un problema: sentía la necesidad de compartirlo. En
ese momento, sin darme cuenta, ya era parte de #iMisión.

Sí, así era, esa era la comunidad que yo estaba buscando. Él lleva años
encaminando mis pasos hacia este lugar en el sexto continente. Aunque, a
la vez, también me haya dirigido en el 1.0 al regazo de las Hijas de
Jesús. Todo tiene sentido. No es mi camino, es el camino de Jesús. Es Su
voluntad. ¡Aquí estoy! #imisionera en ese lugar donde nunca se pone el
sol, donde siempre reina la esperanza y la alegría de Dios.

Anuncios

Y tu... ¿caminas conmigo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s