Un manjar con canela.

Que sí, que a veces lo mejor no es lo más caro. Poner un manjar en la mesa, un día de fiesta no quiere decir dejarte el sueldo que no tienes. ¿Qué tal algo de pollo? ¿Pavo quizás?

¿Tienes cebollas, dos o tres clavos de especia, canela en rama y algo de coñac?

Pues tienes este plato que está buenísimo y cuya receta se la debo a mi querida tía Loli. Siempre he creído que este manjar es una manera de cocinar muy antigua, de las que vienen de siglos atrás. Cuando hablamos de incluir especias y ciruelas pasas (ah, si.. ciruelas pasas con o sin hueso también necesitarás) siempre me viene a la mente la cocina del Mediterráneo sur, de las costas de África. Esa cocina que llegó para quedarse al sur de la Hispania romana durante algunos siglos y que hoy se camufla en muchos de nuestros platos y dulces.

Lo dicho. Si quieres sofisticar el plato, cara a la presentación final, cambia la cebolla a gajos por cebollita francesa. Puedes cocinar un pollo a trozos, o presentar jamoncitos. A mi me gusta más el sabor del pollo de corral en esta receta, pero el insípido pavo también queda estupendo. El sabor final del guiso será el mismo. Las cantidades son al gusto, lo único que debes vigilar es de no poner más de 3 o 4 clavos de especie, porque te amargará el sabor.

IMG_5572

En una cazuela, pon un poco de aceite y fríe los trozos de carne (a los que has añadido sal) para que se doren. Baja el fuego de la cazuela y añade la cebolla a gajos (o pon directamente las cebollitas francesas peladas). No te quedes corto al poner cebolla, ella será la que sudando, sudando, aportará la mayoría de líquido al rustido.

Cuando la cebolla empiece a cambiar de color, riega todo con coñac y flambéalo. Una vez acabada la llama, añade el clavo y la canela en rama. Da unas vueltas a todo, baja el fuego y tapa la cazuela. Si cocinas con ollas de las que no dejan escapar el calor, mejor.

A partir de ahora, prohibido meter la cuchara de palo en la cazuela. Bastará con que de vez en cuando, le des un meneo y vuelvas a taparla. Cuando le quede poco a la carne para estar cocinada, añade las ciruelas pasas. Vuelve a tapar y sigue removiendo de cuando en cuando para que no se te pegue nada. Recuerda que el fuego debe estar medio-bajo.

IMG_5577

Puedes acompañar la carne con unas patatas dado, o con un arroz blanco aromatizado tipo basmati.

Y para que veas que esta receta tiene mucha solera en nuestra cocina, te dejo una canción de la gran Imperio Argentina: échale guindas al pavo (ciruelas pasas), que yo le echaré a la pava azúcar (coñac), canela y clavo.

Buen provecho.

Feliz Navidad

 

Anuncios

Y tu... ¿caminas conmigo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s