Gitanes, un chal para Marion.

 
Alguna vez os he hablado de mi amiga Marion. Es inglesa y reside en Murcia. Muchas veces viene a visitarme a mi trabajo y vamos juntas a tomar café. Este invierno ha sido mi gran apoyo, en los peores días justo cuando más indefensa me sentía, aparecía ella para procurarme un hombro y un café cálido.
Esta semana será su cumpleaños y lo celebrará de viaje por el Mediterráneo con unos amigos. Yo tenía que hacerle un regalo. Sentía que debía, así que me busqué un patrón que me pareció muy bonito y utilicé una de las lanas que tenía en el cesto esperando a ser tejidas.
Cuando vi este patrón, pensé que era muy oportuno. Gitanes es como Marion: elegante, sencillo, distinguido. 
Es una estola con una estructura que le da mucha ligereza. La autora del patrón le puso ese nombre mientras veía la película Casablanca y reparó en el humo del cigarro que Humphrey Bogart estaba fumando. Toda una cortina de humo caracoleaba entre él e Ingrid Bergman, justo como su chal. Esos cigarros eran de la marca Gitanes… y así le puso.

 

 Ahora este Gitanes viaja rumbo a Roma, Mónaco, Barcelona….. y se paseará por la cubierta de un barco al atardecer sobre los hombros de una mujer maravillosa.

Gracias, Marion. Que cumplas mucho más.

+o+
Editado.
Marion luciendo su chal. A que es elegante??

"El Secreto de Puente Viejo" un tributo a crocheteras y tricotosas.

¿Os pasa que hay series que os enganchan?
Yo me enganché a esta cuando empezó porque justo la ponían en televisión el tiempo que yo dedicaba a descansar un poquito mientras bordaba el Big Round Zipper
 
 
El Secreto de Puente Viejo” es junto a “Bandolera” dos series con gran éxito que está emitiendo la emisora de TV Antena3 actualmente en España.
Lo que más me gusta de ellas es que cuidan especialmente la ambientación, la época histórica y los detalles de atrezzo.
Están ambientadas en la España de finales del S.XIX y principios del S.XX
 
Y ¿por qué una entrada en este blog dedicada a “El Secreto de Puente Viejo”?
Veréis. Desde que la estoy viendo (cuando puedo, todo sea dicho), se me van los ojos en esos detalles que tanto nos gustan, a saber: colchas, mantillas, chales…
Además, ¡¡me gustan tanto!! que voy siguiéndoles el rastro por las diferentes escenas. Ya he localizado las mismas prendas en diferentes lugares y, amén de parecer esto una tesis sobre la serie.. ahí van algunas ideas que os gustarán.
 
Para empezar, mirad esta colcha o cubierta que cubre un sofá.
Es un motivo cuadrado con garbanzos y una flor central. Se puede apreciar bien que las diagonales caladas que parten de la flor son las diagonales del cuadrado que unido con otros, forman la colcha.
 

Para quien no sigais la serie, este señor es Tristán, uno de los protagonistas. El fotograma pertenece a la segunda “temporada”. En realidad no han dejado de emitirla, pero llegó un momento en el que decidieron dar un salto en el tiempo y adelantar varios años. No os voy a dar más detalles, por si a vuestro país no ha llegado todavía. Así no desvelo nada que os distraiga la emoción.
Como veis, aquí abajo, vuelve a estar Tristán… algo más “joven”.. y vuelve a estar sentado encima de la misma colcha…………pero…………

Esa colcha no estaba en el sofá, estaba tapando un butacón junto a la cama en la que convalecía Pepa.
(Hay que seguirle la pista al atrezzo!! jejeje)

Aquí volvemos a tener al personaje principal de la primera “temporada”, a Pepa. Casi en el principio. Esta es una de las habitaciones de La Posada que regenta su amiga Emilia. Aquí vive ella y esa es su cama, con una colcha marrón muy bonita que unos 340 capítulos más tarde aparece……..

………….en la casa de Pía.

Pía es un personaje que se ha incorporado recientemente. Representa a una mujer humilde que vive en una casa sencilla. Pía tiene muy buena mano para bordar y coser, y eso también se refleja en los utensilios que le rodean en su hogar. (Bueno, aquí la rodea también un mocetón jejeje)

 
Los personajes femeninos del “Secreto de Puenteviejo” tienen todos un chal en su vestuario. Las mujeres de más abolengo tienen un chal de telas ricas o paño bueno (por eso no salen en esta entrada), las más sencillas muestran todas chales o toquillas de ganchillo o punto.
 
Volviendo con Pía, este es su chal.
 

Muy sencillo. Muy bonito. Es un pico grande que se crochetea en grupos rectangulares de puntos altos alternados con espacios vacíos. El acabado de los flecos largos le dan mucho movimiento.
 
Pero volvamos con protagonista de la serie, que luce dos chales. Uno es este marrón de ganchillo hasta la cintura y algo más redondo, como los que usaban nuestras abuelas.
 

El otro es este gran pico de lana mezclada, tejido a dos agujas y muy gruesas. Precioso.
En este fotograma le acompaña la alcaldesa consorte y dueña del colmado, Dolores Mirañar. El chal de pico que lleva Dolores también está hecho a ganchillo con aguja y lana gordas. El motivo son simples abanicos sobre una “V” de puntos dobles, tejida en la vuelta anterior.  

Rosario es otra de los personajes principales. A ella le he visto también dos chales.
Rosario es sirvienta en casa de la señora Montenegro y cuando viste con el uniforme de faenar, lleva esta mañanita negra de puntos altos en el canesú y cuadrados formados por puntos altos dobles que se van agrandando para dar el vuelo necesario en forma de capa.

 
Cuando viste de calle, el personaje de Rosario lo hace como una campesina sencilla, utilizando una mantilla gruesa que realmente no me parece tejida a mano. La he estado observando en varios capítulos detenidamente y más bien parece hecha de ropa mecanizada. Juzgaz vosotros mismos.

Como he dicho, en la serie todas las actrices femeninas visten toquillas, chales y mantillas como se usaba en la época, incluso las actrices figurantes. Yo me divierto localizando a las figurantes por la ropa que llevan. Suelen vestir el mismo atuendo y van saliendo en diferentes momentos de la trama para dar credibilidad a la historia.
Aquí podeis ver un verdadero tributo a las ganchilleras, hilanderas y tejedoras que están representadas en los quehaceres de estas mujeres del fotograma. Eso sí, todas con buenos ejemplos tejidos a mano!
Por cierto, fijaos en la mujer que tiende la ropa. 

El chal gris que aparece aquí es diferente a lo que hemos visto hasta ahora. Es rectangular, tipo pashmina y no me parece hecho a ganchillo. A ver si alguien da una pista de qué técnica se ha utilizado.

Os acordáis de la señora que tendía la ropa??
Podéis localizarla en este grupo?
jejejjee véis cómo se utiliza el vestuario? 

Y para terminar, os voy a enseñar dos chales ES-PEC-TA-CU-LA-RES. El primero es este color azul grisaceo que lleva la joven y alegre Enriqueta. Muy acorde con su personaje, luce un gran chal cuadrado, doblado en pico, que está crocheteado a ondas con algún intermedio de puntos altos dobles. El toque moderno y desenfadado se lo da el acabado de medallones rematados en color frambuesa. ¡Me encanta!

Y el segundo, ese color camel que lleva la otra joven, Mariana .. es mi preferido. ¡Miradlo!, miradlo y decidme si no es precioso!
Hasta os he buscado un fotograma en el que se ve de cerca, y se puede sacar el patrón.

 
¡¡Ánimo ganchilleras!!
Ya tenéis unos cuántos modelos para inspirar a vuestras agujas!
Seguro que a partir de ahora miraréis con otros ojos las películas y series de televisión.
Yo sigo en ello. Abrazotes!!
 

*********************************************************************************
Editando:
Por cierto, si os habéis quedado con ganas de ver más chales, os dejo una dirección que acabo de encontrar donde muestran algunos espectaculares. Además tienen los patrones gratuitos de varios de ellos.
Aquí la tienes:
http://crochet-shawls.blogspot.com.es/

Y que los disfrutes!

Nuevos proyectos.

Al final, me he decidido a empezar a lo grande así, como haceis algunas… con varios proyectos a la vez. Total, es verano y las tardes son muy largas.

Aquí os presento otra versión del Elise Shawl en color maquillaje. (sí, ya se que mi aloe está algo escaso de agua). El chal era para una amiga. Ella me dejó unos vestiditos de fiesta con toda la confianza y quería agradecerle de una manera especial ese gesto. Así que no me lo pensé dos veces y le escogí este favorecedor color que combina con cualquier cosa que lleve puesta. Este chal ya está en manos de su dueña, quien espero que lo disfrute mucho estas vacaciones.

 Como ya os dije en la entrada anterior, encontré un diseño fantástico para una colcha de niño (aquí) y aunque en principio pensé dejar el tejido de la manta para cuando haga más frío, al final no pude resistirme. Son pequeños grannies y aunque sea lana, se teje bien. Así que los voy haciendo poco a poco mientras descanso un poquito por las tardes después del trabajo. Estos son los colores que elegí. La autora está haciendo su mantita en algodón (porque es para un bebé), con 3 tonos de azul y 3 de verde. Yo he variado a lana (me interesa que abrigue) y además he incluido 2 tonos de lila.

Y¿¿ a que no sabeis qué encontré en la tienda cuando fuí a buscar las lanas???? Mirad el escaparate, mirad:

Siiiiiii!!!!!!!! es mi Elise Shawl!!! me lo pidió para adornar un poquito y mostrar las posibilidades del hilo. jejejje Ya hay quien ha preguntado por él. Uy!! nunca he vendido nada de lo que he tejido. No sabría ni qué precio ponerle! Desde luego, ese turquesa no lo vendo!

Estos días también aproveché para ordenar las lanas y madejitas que tenía por casa. Encontré muchos ovillitos pequeños de colores vivos de un antiguo proyecto que se quedó en ufo. Así que las estoy reciclando en una vistosa flor hippie que ví aquí. Bueno, en realidad son dos flores. Las estoy tejiendo a la vez: una para mi hija (que le gusta el rosa) y la otra para mi sobrina (que le gusta el lila).

Este proyecto lo dejo para los ratitos de tejer en el patio cuando ya está anocheciendo, antes de cenar. Es muy agradable tejer a esa hora, en la terraza, tranquilamente, escuchando los sonidos que llegan del parque cercano. Casi una terapia.


Elise Shawl (III). CAL terminado.

Muy poco ha durado este CAL.
Se hace tan fÁcil, que en dos tardes de fin de semana se finiquita. ya me está entrando morriña.

Efectivamente, aumentar el tamaño del gancho fué un acierto. Una vez bien estirado con alfileres y bloqueado con la plancha, el resultado mejora y se transforma en un chal precioso y ligero.

En un par de días.. ya tengo ocasión para estrenarlo.
Ánimo a las crocheteras del CAL!! quiero ver vuestras obras de arte!
y este fin de semana, además, mis peques me regalaron este detalle:
**************************************************************
No queda mal, verdad?
9 Junio 2012: Este es mi segundo Elise Swal que realicé para una amiga.

Elise Shawl (II) Empezando el reto.

Ya elegí hilo.
Es un perlé acrílico color turquesa que se llama ACRIMÉ. Es el mismo que utilicé para el chal negro.
Pesa muy poquito y no da calor. Además tiene buena caída, así que me pareció buena opción para este nuevo chal.

 Al principio empecé con un gancho pequeño pensando que era el que pedía el hilo, pero el dibujo quedaba tupido, pequeño. No se lucía.

Hice y deshice la labor varias veces, cambiando los puntos altos por puntos altos dobles, pero entonces la base de ese “abanico”, tomaba un ángulo cada vez más cerrado.

Algo no iba bien.

¿Qué podía hacer? Había que hacer algún cambio.

Entonces revisé el esquema. El autor, recomendaba un gancho grande (al menos de 5.00mm). Pensé que era una locura, que con este hilo quedaría mucho agujero.. así que busqué entre mis ganchos y encontré uno de 4.00mm.
Bueno.. por probar…

Y este ha sido el resultado. El dibujo ha crecido como una masa de bizcocho. Ahora sí me gusta, y cuando esté terminado y planchado, seguro que queda todavía más bonito.
Ya falta menos. Este chal se hace muy rápido.

Elise Shwal. Primer CAL de 2012

Tengo que confesar que tengo “mono” de ganchillear.
Mayo y Junio son los meses de “ir terminando” y de preparar el verano: ese maravilloso tiempo en el que todo el mundo disfruta mientras uno trabaja, pero que durante las tardes es imposible salir de casa.

Mi afición por las labores, empezaron un verano cuando yo tenía 8 años, y vine a vivir a mi pueblo. Aquí el calor del mediodía hace imposible que la gente salga a la calle. Se impone la siesta: o duermes, o empleas el tiempo en lo que tú quieras siempre que no hagas ruido y molestes a quienes prefieren dormir.
Mis primeras tardes de verano en mi pueblo me resultaron soporíferas, imposibles de aguantar…. hasta que encontré a mis vecinas, tres chicas de mi edad (más o menos) que se reunían por las tardes para bordar junto a su madre y su tía. Ahí aprendí lo que era el punto de cruz.
Unos años más tarde, cayó en mis manos la primera revista de labores (que guardo todavía):

La compré sólo por ver las cosas bonitas que se podían hacer, igual que mis amigas compraban revistas de super estrellas de la televisión y la música.

Pero dentro descubrí muchas cosas que no eran tan difíciles. ¿Y si intentaba hacer ese jersey? ¿Y si hacía en punto de cruz ese adorno de Navidad?
Pero siempre cositas pequeñas.

Pronto pasó otro mes y la siguiente revista me estaba esperando. Proyectos y proyectos que en principio me asustaban, yo no era capaz de hacerlos… hasta que un verano, durante las siestas fueron el entretenimiento perfecto.

Desde entonces, las labores siempre han sido mis amigas, mi refugio cuando he sentido necesidad de evadirme, de templar los nervios durante los exámenes, cuando he necesitado un nuevo jersey o, como ya habéis visto, cuando he querido proveer a mis hijos de detalles personales.

Para este verano sigo teniendo pendiente el Big Round Zipper que ya está a medias. Pero me apetecía hacer un CAL.
La ocasión perfecta me la ha presentado la web de Labores en Red. Hace días que se anunció, y el proceso ha pasado por votar qué se quería ganchillear. En principio me hubiera gustado un bolso, pero como se decidió por mayoría que fuera un chal… me enganché con este:

¿A que es precioso?

Pues a ello voy!

Si os animais, seguid el enlace de la página y vereis las instrucciones en inglés y español.

…..y me voy corriendo a comprar el hilo!!