Cuando Papá Noel y los Reyes Magos hacen magia.

Muchas veces nos sorprenden nuestros pensamientos con ideas nostálgicas sobre la Navidad. Claro… es que ahora ya no es lo mismo, decimos. Cuando era niño, todo se rodeaba de magia, veíamos ese tiempo de espera, de otra manera… Ahora ya somos mayores y mira qué listos somos, que nos hemos cargado el saquito de polvo de hadas y encima, nos sentimos satisfechos. Ahora… ¿qué quieres?

La magia está a tu alrededor, sólo tienes que cerrar los ojos y sentirla. Mis días de Reyes Magos se quedaron bastante atrás, pero aún así cada año me levanto mirando a ver si tengo algo encima de las zapatillas. ¡Claro!, aprende que todo no está en recibir… si antes no has dado. Eso también te lo enseñan los Reyes cuando eres pequeño: si no te has portado bien, si no has estudiado en el cole, no hay regalos.

Pues, aplícate el cuento!!

Este año estoy segura de que se ha encendido una luz de alarma en el Polo Norte y en Oriente. Después de un año difícil… pero difícil!!!, hemos encontrado el buen camino escolar. Los peques de la casa vuelven a estar concentrados y con su piquito abierto esperando conocimientos cual pajarillos en el nido. Han desarrollado capacidades y están empezando a interesarse por cosas “importantes”. Vamos, de nivel. Mira si no, este dinosaurio pintado sólo con los colores primarios. Sí, sí.. sólo hemos utilizado el azul, el rojo y el amarillo ¿difícil? ¿¿y si te digo que el peque en cuestión tiene 7 años??… ¿¿imposible?? nooooo… el imposible está en tu cabeza, nunca en sus manos.

Dinosaurio2

Claro, esto lo ha hecho un niño de 7 años… motivado y deseoso de demostrar que se podía hacer magia con sólo tres colores. Antes de llegar a este dibujo, se ha pasado varias tardes ensayando mezclas en varios papeles, degradando colores y aprendiendo a manejar el lápiz de color de “otra manera”. Ese lápiz ya no es para escribir, no hay que hacer un surco en el papel para que la tinta se incruste. Hay que trabajar con suavidad, dominando el utensilio pero sin estrangularlo. Y hay que utilizar la vista. Hay que mirar, observar. Detenerse y gastar (cambiémoslo por invertir) un tiempo en ver la realidad para poder interpretarla.

Eso se aprende. Muy pocos descubren por si mismos el placer de dibujar, o de leer. Por eso es importante ayudar a los niños, desde pequeños, a crear hábitos de lectura. Y por qué no… hábitos creativos.

IMG_5396

Apuesto lo que quieras a que en eso estaba pensando San Nicolás cuando cargó su saco y entró en esta casa en Noche Buena. Fíjate que cosas traía. “Mamaaaaaaaa!!!!!!!!! mira cuántos colores!!!!!!!! Todos bien puestos y ordenados en la caja… Un libro gordo, gordo (dos mas finitos para el pequeño). ¿Podemos, podemos, podemos??? -Claro! es para vosotros!!

Y los niños desaparecieron durante todo el día.

Por la noche, el pequeño se va a dormir con uno de los cuentos (que claro, hablaba de dinosaurios).

IMG_5395

Sí, mira si le gustan los dinosaurios que me lo he encontrado de esta guisa, todo concentrado en el salón.

-Oye.. pero ¿no estabas leyendo uno de dinosaurios?? -Sí, pero lo he acabado. Mira ahora voy por la mitad del otro. Es que Papá Noel ¡¡sabía lo que me gustaba!! Qué sorpresón me ha dado!

Sí, Papá Noel y los Reyes saben escuchar, y observar. Y saben que a veces, la última tecnología o el juguete más caro no es siempre lo más divertido. Llegarán, ¡claro! Pero no hay que poner toda la magia en eso que viene de fuera y quieren hacerte creer que es la llave de tu felicidad. La magia está dentro de nosotros.

¿La sientes?

Anuncios

Una historia de cuento, un colegio de cine.

Vengo entusiasmada del colegio de mis hijos.
He visitado la exposición que han hecho alumnos y profesores con motivo de la Semana Cultural.

Durante el primer y segundo trimestre, han trabajado un tema transversal: los “Libros de Cine” como proyecto para fomentar la lectura y acercar a los niños a los libros.
Cada nivel ha leído y trabajado un libro. Daba igual el título, el único requisito era que hubiera sido llevado al cine, enlazando de esta forma la literatura y el séptimo arte para poder estudiar los diferentes lenguajes y materiales que se utilizan en cada uno de ellos.

El resultado está plasmado en los trabajos que alumnos y maestros han realizado en torno a la lectura de los libros seleccionados y que están expuestos en los pasillos del centro.
Además, durante toda esta semana se han programado actividades para todos los alumnos del centro como ha sido la representación del musical  “Ratas” a cargo de la Coral Kodály de Molina de Segura, un taller de ilustración con el pintor local Torregar, un taller de cine con el profesor de teatro Abraham Lara, un cuenta cuentos y la emisión en directo para el próximo día 9 de Mayo del programa de Onda Regional (radio) “La tribu Imaginaria”.

Entrar al colegio es abrir los sentidos de par en par

El equipo directivo nos da la bienvenida desde un cartel muy especial:

El pasillo de entrada a la zona de Educación Infantil de tres años, tiene su aquel… hay que pasar por el oscuro bosque para llegar al cuento de Los Tres Cerditos.

Infantil de cuatro años ha trabajado La Casita de Chocolate.

Los mayores pequeños de 5 años, El Flautista de Hamelín. Este es el cartel de la película con las maestras del curso.

Entrando en Primaria, el Primer curso ha trabajado Pinocho:

Las puertas de todas las aulas se han revestido de gala con una estrella, como si fueran camerinos.
Subiendo al primer piso, nos espera el soñado Oscar

Segundo curso de Primaria han preparado un espectacular “Alicia en el país de las Maravillas”
Esta es la vista general del pasillo:

Han acortado el pasillo con un mural y una puerta muy especial que da paso al castillo de la Reina de Corazones y al salón de te.

Este colegio es bilingüe, así que la asignatura de inglés tiene mucho peso

Tercero ha trabajado Peter Pan. Han leído el libro, han visto la película de “Descubriendo Nunca Jamás”, y han hecho un mural impresionante que da acceso a sus aulas:

Cuarto ha leído “Kika Superbruja y el Libro de los hechizos”.

Quinto se atrevió con “El libro de la Selva”

Y los mayores de Sexto, han hecho un trabajo minucioso con “El Mago de Oz”

Incluso, se han fabricado a los personajes:

Y tu…..¿qué sabes de cine?

Mis queridos padres.

Como dije en otra entrada, hubo un día que quise hacer un regalo. Un gran regalo. Pero lo que se merecían esas personas no estaba a mi alcance comprarlo. Entonces se me ocurrió que podía entregarles un poquito del amor que ellos me entregaron, una pizquita de la confianza en mí que siempre demostraron.

Quizá no sería un gran regalo, pero llevaría todo el orgullo de unos hijos agradecidos.

Aquí os presento a mi padre (con poco más de 18 años)

Y a mi madre. Reconozco que el retrato no le hace justicia.

No seré muy dura con mis primeros retratos ‘de verdad’. Ya mostraré otros que vinieron después.

El Parque Güell a cuatro colores.

Como os decía en la entrada anterior sobre dibujo, les regalé a mis amigos holandeses Alain e Hiromi la entrada del Parque Güell realizada a cuatro colores.

Cuando pensé en reabrir este blog, le pedí a Alain que me enviara escaneado el dibujo para poder mostrarlo. Y el, ha accedido rápidamente a mi petición. Así que aquí os lo dejo, como muestra de que se puede hacer.

Rojo, azul y amarillo son los colores primarios de los que salen el resto. El negro es para regular la luz (añadir sombras).

Por cierto, ¿sabíais que cuando la luz (blanca) ‘toca’ un objeto, ese objeto absorbe todos los colores y refracta sólo el que podemos ver? Por eso, el blanco es el color que contiene todos los colores (los refracta a la vez), y el negro es el que no tiene ninguno (los absorbe todos). De ahí que vestir de negro de más calor que vestir de blanco.

A mis amigos Alain Plasschaert e Hiromi Fuji, un besazo enorme!! Tengo muchas ganas de volver a veros.


Con un lápiz y dibujando… ¡¡se pasa el tiempo volando!!

Desde bien pequeñita descubrí que dibujar no se me daba mal. Quizá por eso mis padres me apuntaron a unas clases de pintura al óleo en las que (además de hacer amiguitos) aprendí nociones básicas de luz, color, dibujo, procedimiento al pintar…

Me encantaba pintar.

Pero tener siempre en casa preparado el caballete no era posible, y montar y desmontar, poner, limpiar y quitar todos los utensilios para un ratito era demasiado engorroso. Ni que decir tiene que mantener tarros con trementina y barnices además de engorroso era bastante peligroso. Así que acabé arrinconando los pinceles.

Cuando llegué a la universidad, en la asignatura de dibujo, me pidieron varios estudios gradualmente más complicados, hasta que llegó la copia al natural. Daba igual de qué (si naturaleza viva o muerta) pero tenía que ser copiado sin transferencia de ficha. Sólo valía la observación y un lápiz.

Escogí una figura que todavía ronda por la casa de mis padres, me puse música.. y empecé pensando que sería una tarea imposible.

El resultado me sorprendió a mi misma. Fuí capaz de terminar sin demasiados retoques y sin romper la hoja una sóla vez.

Y si.. con los lápices de colores podía dibujar y PINTAR igual que con los óleos, y además llevármelos a todas partes.. eso había sido una gran conquista.



Cayó en mis manos este libro, y pensé que podía intentarlo.

Soy bastante autodidacta. He aprendido muchas cosas sola, leyéndolas de libros y manuales.

El libro es muy asequible. Empieza con dibujos sencillos, explicando técnicas muy resultonas y efectistas.

Recuerdo que uno de los ejercicios era dibujar a todo color, dos vistas del Parque Güell de Barcelona sólo utilizando los colores primarios más el negro (negro, azul, amarillo y rojo). ¿¿Imposible??, no. Esos dos dibujos que conseguí terminar, ahora cuelgan en un rincón de la casa de mis amigos Alain e Hiromi en Den Bosch (Holanda).

Me crecí. Tengo que reconocerlo. Si era capaz de conseguir unos cuadros tan coloridos con sólo 4 colores, ¿qué pasaría si utilizaba los 36 restantes de la caja?

Pues tenía que intentarlo, aunque el proyecto propuesto para dibujar por el autor del libro tenía miga: el retrato de su nieta.

Seguí las instrucciones paso a paso y no fué difícil conseguir este resultado:

Lo malo, o lo bueno que tienen los retos es que por difíciles que parezcan, cuando los acabas eres incapaz de quedarte ahí; siempre necesitas subir otro escalón. Ese escalón llegó cuando mis padres celebraron sus bodas de plata. Tenía que hacerles un regalo y no tenía dinero para comprarles nada importante como ellos se merecían. Así que me acordé del señor Parramón y de sus enseñanzas, y me aventuré a hacerles unos retratos.

Pero eso, os lo enseñaré en otro momento.

Un jardín de Hadas.

Llegó el día en el que dejaron de dormir juntos.

Había que preparar una habitación especial para la princesa de la casa. A ella le encantan las hadas. Se sabe todas las historias en las que aparecen.

Escogimos un color verde botella para pintar una de las paredes en la que sólo se apoyaría un espejo, una mesa y un perchero con el cuadro en punto de cruz de los ositos (os lo enseñaré en otra entrada).

En la pared opuesta, pintada de blanco, en la que iría la cama (blanca también) se me ocurrió pintar un gran sauce donde habitarían todas las haditas que llegaran a aquella habitación.

Las hadas son muy juguetonas, y les encanta la naturaleza, así que habría un jardín lleno de plantas y rincones donde esconderse.

El resultado ha sido, un lugar mágico al que siempre quiere volver.