Gitanes, un chal para Marion.

 
Alguna vez os he hablado de mi amiga Marion. Es inglesa y reside en Murcia. Muchas veces viene a visitarme a mi trabajo y vamos juntas a tomar café. Este invierno ha sido mi gran apoyo, en los peores días justo cuando más indefensa me sentía, aparecía ella para procurarme un hombro y un café cálido.
Esta semana será su cumpleaños y lo celebrará de viaje por el Mediterráneo con unos amigos. Yo tenía que hacerle un regalo. Sentía que debía, así que me busqué un patrón que me pareció muy bonito y utilicé una de las lanas que tenía en el cesto esperando a ser tejidas.
Cuando vi este patrón, pensé que era muy oportuno. Gitanes es como Marion: elegante, sencillo, distinguido. 
Es una estola con una estructura que le da mucha ligereza. La autora del patrón le puso ese nombre mientras veía la película Casablanca y reparó en el humo del cigarro que Humphrey Bogart estaba fumando. Toda una cortina de humo caracoleaba entre él e Ingrid Bergman, justo como su chal. Esos cigarros eran de la marca Gitanes… y así le puso.

 

 Ahora este Gitanes viaja rumbo a Roma, Mónaco, Barcelona….. y se paseará por la cubierta de un barco al atardecer sobre los hombros de una mujer maravillosa.

Gracias, Marion. Que cumplas mucho más.

+o+
Editado.
Marion luciendo su chal. A que es elegante??

Un chal muy especial.

Estos días han sido ajetreados. Los he dedicado a terminar dos grandes trabajos que luciremos dentro de pocos días. Uno es el vestido de comunión, que ya cuelga en la percha esperando a ser estrenado. Otro, este chal que decidí hacerme para complementar un vestido blanco y negro que luciré el día de la Primera Comunión de mi hija. Como siempre, lo primero era buscar un punto que me gustara. Quería un chal sencillo, sobrio, para que me sirviera para ocasiones posteriores. Ya que tenía que ser negro, pues que sirviera para ocasiones serias y formales Me gustó este punto que se realiza sobre una base de 10 cadenetas y 6 vueltas. Repetido tantas veces como se necesite, alcanza el ancho y largo que se desee.

Así es como se queda una vez realizado:

El hilo que he elegido es un algodón perlé que pesa muy poquito, llamado ACRIMÉ. En realizar todo el chal he utilizado 2 madejas y media de 100gr. Para rematar las puntas, elegí una puntilla ancha, artística.

Y aquí tenemos el resultado final

Ahora, sólo falta…. un prendedor!

A 5 flores por hora.

Manos a la obra!!! Me he dedicado a seguir el esquema y a hacer crecer flores de diferentes colores.

El esquema es muy sencillo, fácil para principiantes. Alguien con un poco de práctica puede conseguir una flor en poco menos de 10 minutos. Ya tengo más de las que necesito, así que a lo mejor hago una bufandita para alguien con las que me sobren.

El siguiente paso es engarzarlas con la lana de color burdeos. En la foto del esquema se señala con color rojo.

Flores de invierno.

El año ha empezado cargadito de eventos, y eso en una época en la que los bolsillos se ajustan, a veces, es un inconveniente. Dentro de poco, acudiré a una reunión importante y me apetecía estrenar algo nuevo, estiloso. Andaba yo cabilando cómo hacerlo sin gastar ni demasiado, ni mucho, ni poco.. y me vino a la cabeza una frase que oí a mi maestro cuando iba a la escuela: “aprender a coser, a bordar, a hacer tareas manuales no es un capricho.. alguna vez puede ayudaros a salir adelante en la vida. Os ayudará en la economía de vuestra futuro hogar.” Cuánta razón! Entusiasmada, me propuse buscar los restos de lanas que tuviera por casa y me encontré con muchos ovillos pequeñitos que casi no se pueden aprovechar. ¿Qué hacer con ellos?

mmmmm…. una estola estaría bien! Así que busqué patrones e ideas.. y me decidí por este:

Un diseño sencillo y muy fácil. Para ajustarlo a la medida que quieras, sólo tienes que añadir flores. Creo que con todos esos colores diferentes, quedará bien.