Vestido con cuerpo de ganchillo para niña (Crocheted dress for a girl)

 
Mi princesa está creciendo muy deprisa. Sigue siendo una niña, pero sus genes la invitan a escalar las alturas y casi está tan grande como yo (y yo no soy pequeñita precisamente).
A ella le sigue gustando vestir como a las niñas. Algunas de sus amigas ya prefieren empezar a utilizar otra ropa, pero a mi princesita le encantan los vestidos de niña… niña. El problema es que para alguien que utiliza una talla M (40-42)… pocas cosas de niña quedan en las tiendas.

Incluso gastamos la misma talla de zapato!!

Cuando la pasada primavera revisamos su armario y sacamos toda la ropa de la temporada anterior, comprobamos que no quedaba nada que pudiera utilizar: las camisetas se habían quedado estrechas, los pantalones no abrochaban, los vestidos no cerraban… parecía que durante el invierno se había dedicado a crecer.. crecer… crecer….
No os podéis imaginar la cara de tristeza que paseaba cuando veía en las tiendas de su talla poca ropa “infantil”. Ni siquiera la juvenil.. porque muchas marcas deciden vestir a las chicas de demasiado mayor, muy ajustadas, algo que a esta princesa no le atrae nada de nada (de momento).
Pues nada!! ¿Para qué tiene una mamá y una abuelita con un par de manos creativas cada una?
Dicho y hecho!… allá que nos fuimos a remover retales y lanas y encontramos este conjunto que nos pareció perfecto!

 Trato hecho! mamá haría un cuerpo de ganchillo y la abuela le cosería la falda (que a ella se le da mucho mejor).

 La idea era hacer un vestido como los que nos hacían de pequeñas, pero modernizado.

Como princesa ya está bastante mayor, no podía hacer un cuerpo calado (para que no se “le viese nada”) y opté por tejer un rectángulo en medio punto alto según las medidas que iba necesitando.
A la misma vez, iba calculando los botones que podía necesitar y en uno de los extremos dejé tres ojales.

Hacer los ojales es muy sencillo: Cuando sepas dónde tienes que emplazarlos, deja de 2 a 4 puntos (depende de la anchura del botón) sin tejer y en su lugar haz tantas cadenetas como puntos te saltes, sigue tejiendo normalmente.

En la vuelta siguiente, teje normal anclando los puntos nuevos en ese “puente” de cadenetas. Ya lo tienes.

Cuando llegué a la sisa, le probé el rectángulo y marqué dónde me gustaría que subiera el delantero. Conté bien los puntos que me dejaba a uno y otro lado para que fuera simétrico y mengüé los puntos que me sobraban en 3 o 4 vueltas para que saliera redondo.

Seguí recto hasta llegar a la altura deseada y rematé con dos tiras rectas los tirantes que tenían que llegar hasta la espalda. Esta vez no van cruzados, porque el vestido necesita abrirse por detrás. Si tienes oportunidad, es mejor cruzarlos, porque no se caen.

 Como el cuerpo era algo sencillo, decidí rematarlo con una puntilla bonita. 
Encontré esta que es muy, muy sencilla. Se hace en 3 vueltas y sólo se utiliza punto bajo y punto alto (palotes) que se engarzan haciendo “V” con dos cadenetas por arriba y dejando dos en la parte baja. 
La última vuelta de puntos bajos, cuando coincide con un vértice, se hace un “moñete” de 3 puntos unidos en un punto ciego.
Esa misma puntilla se hace después en el bajo de la falda, para dar unidad a las dos partes y hacer que el conjunto adquiera un mejor acabado.
Para hacerlo, primero tienes que ayudarte de la aguja de coser y hacer un bordillo con puntadas como este:

Yo he utilizado el mismo espaciado que hice en el calado previo a la puntilla del cuerpo del vestido. De esta manera me aseguraba que las dos puntillas me iban a salir igual de grandes. Sobre bordillo que has cosido en el bajo, se montan las tres vueltas de la puntilla y… voilà:

Peeeeeerooooo… quedaba un detalle!!! Un vestido de categoría necesitaba un detalle!!
Y vino en forma de flor-en-la-solapa.
La tejí con un resto del algodón del bolso de ganchillo fácil que daba los tonos del tejido de la falda y además los alegraba con un toque de morado.
¿Quedó chula, eh??

 Pues la niña quedó aún más!! jajajajjaaa 
Y también quedó muy contenta. No veía el día en el que pudiera estrenar su vestido fresquito de verano hecho por su madre y su abuelita.
Ya está pensando cómo lo quiere para el año que viene…… porque piensa seguir creciendo (dice).

***********************************************************************************

Anuncios

Bolso de ganchillo para el verano, fácil y bonito. (Summer crocheted bag, easy and beautiful)

Quería hacer un bolso para el verano para una chica joven. Quería que fuese simpático, que no llevara la típica asa de madera, que fuera moderno.
 
Encontré este bonito bolso inspirado (según su autora) en Canarias y Japón.
http://artemisadornments.com/2009/03/05/masa-bag/
Traducido al español en http://www.hastaelmonyo.com/blog2013/?p=1567
 
 
Es muy sencillo de hacer, sólo se utilizan puntos altos (varetas) o medios puntos altos, como más te guste. Es un bolso ideal para quienes tenéis prisa por ver algo vuestro crocheteado o para quienes empezáis en esto del ganchillo.
La autora utilizó Katia Bombay, yo encontré esta madejita de algodón Stop Ada que me encantó. Con ella tejí un rectángulo algo más grande que el que dicen en el patrón, porque pensé que 20 cm, aunque doblado gane, era muy estrecho para lo que yo quería. En realidad puedes tejerlo a la medida que quieras, pero siempre teniendo en cuenta que también debes crecer proporcionalmente a lo largo. Si no, no te saldrá el doblado que necesita. Y esa es la gracia del bolso.
 
 
Aquí está mi rectángulo.
Quise hacerle un poco más de acabado, para que no fuera sólo el bolso playero portadocumentos, y compré una tela roja que hace juego con los colores del algodón para forrarlo por dentro.
Presenté mi rectángulo de medias varetas encima de la tela y la recorté dejando unos dos centímetros de borde alrededor. Lo sujeté con alfileres y lo hilvané doblando ese exceso de tela hacia la parte interna (entre el ganchillo y la tela).

Lo siguiente fue pasar un pespunte con la máquina de coser. Ahora la tela roja ya no se moverá y podré doblar las puntas del rectángulo para formar el bolso.

Ahora ya parece un bolso!
Todavía cogido con alfileres, vuelve a pasar por la máquina de coser para sujetar bien esos dobleces.

 
Con esas bolas que me quedaron, formé un asa de seis medios puntos de ancho y tan larga como para que el bolso me quede justo debajo del brazo. Tiene una gran abertura, así que es muy cómodo para acceder a él.

Para que veáis el buen resultado, me he buscado unas excelentes modelos que os lo van a enseñar.
Son la “Mujer caminando” y “La Ciclista” del escultor Antonio Campillo.
Las dos pasean por las calles de mi pueblo, Ceutí. De hecho, la casa museo del afamado escultor está en una de las calles céntricas, junto a la Iglesia.
Sin ánimo de afearlas, si no todo lo contrario, rindiendo un homenaje a este escultor que captó la imagen de la mujer de su época, me parecieron unas modelos irrepetibles.
 

“Mujer caminando”
Latitud: 38° 4’43.78″N        Longitud: 1°16’12.74″O

 “La Ciclista”
 Latitud: 38° 4’43.94″N         Longitud: 1°16’9.55″O
 
 
El bolso ya está en las manos de su nueva dueña. Espero que lo disfrute tanto, como yo haciéndolo.
Si os animáis y os gusta, arriba os he dejado los enlaces para descargaros el patrón (facilísimo!!!!!!!!!!).
 
 
 

Summer night star.

Tenía pendiente otro regalito. Me apetecía que fuera algo delicado.
Creo que tanto visionar ese ganchillo maravilloso de Galina Verten me ha vuelto bastante exigente.
Complicado, porque por el momento no tengo tiempo para poder hacer esas maravillas.
Aunque estemos en pleno febrero, en mi región estamos gozando de días bastante benévolos. Las temperaturas rozan los 20ºC y aunque los meteorólogos nos avisan de que sigue siendo invierno, de que el resto de España está bajo el temporal de nieve y lluvia, en Murcia sólo vemos algo parecido a los copos de nieve, en los almendros cuajados de flores.
http://www.vinaelena.com/familia-pacheco-jumilla-murcia/olivos-almendros-jumilla-murcia.asp

http://www.panoramio.com/photo/18758805 
Este año parece que han adelantado su floración. Puedes recorrer los campos murcianos y observar imágenes como éstas (recogidas de hace unos días), incluso en algunos lugares el verde de las hojas que nacen empiezan a sustituir al blanco o al rosa de la flor.
Vivir en un lugar así es realmente, ser privilegiado. Todo lo que os cuento se paseó por mis sentidos y me dió la clave para mi nuevo proyecto.
Algo ligero, bonito, delicado… para lucir en primavera-verano.
Verano….
A mi memoria vinieron los veranos de juventud en las playas de Mazarrón, los paseos por la playa a la luz de la luna, la brisa del mar… ayyy, ¡qué recuerdos!
http://unpaiseneltintero.blogspot.com.es/2012/07/bahia-de-mazarron-murcia.html
Por eso mi proyecto se va a llamar “Estrella de la noche de verano”
 Y tendrá estrellas blancas…..

….azules…..

…..azul clarito y grises….

¡Muchas estrellas! como las noches de verano en Mazarrón.
Espero que cuando esté acabado, la propietaria de este nuevo proyecto lo disfrute tanto como yo mientras lo diseño.

Ya os explicaré más de este proyecto que crece rápidamente. Las estrellas se hacen en tan sólo 3 vueltas.
Son muy fáciles.
Creo que quedará bonito.

Hasta pronto…..

Gorro, cuello y manoplas de ganchillo para mi princesa.(Crocheted hat, gloves and collar scarf for my princess)

 
 
Por hacer tanto gorro para otros, me ha llegado un toque de atención: “Mamá.. yo también quiero uno! Pero con bufanda y guantes!!”
Y tiene razón!!
Fue el siguiente trabajo que puse a la cola y, tachaaaaannn!!! ya está terminado. Bueno, entre bufanda y manoplas tuve tiempo de ayudar a una amiga con el gorro de su hija. Vió los míos y me pidió consejo. Al principio se lo iba a hacer yo porque ella no es crochetera, pero la convencí de que era muy sencillo, de que el punto utilizado es el más básico: si sabes hacer cadeneta, sabes hacer un gorro!. Se animó.. y en una tarde tenía el gorro listo.
 

 Para el conjunto de mi princesa he utilizado 3 ovillos de 100gr. de lana bulky trabajado con gancho del 5 (para que quede apretadito y sin agujeros)

Con esos colores tan vivos que elegimos, casi no hacía falta ningún motivo, pero quise incluir una pequeña cenefa en la base del gorro, antes de empezar la visera.
El modelo de gorro es el mismo que habéis visto en la otra entrada de mi blog.

Para el motivo, hay que trabajar sobre múltiplos de 4.
*En el primer punto, hacer 1p medio alto (pma), pinchar en la base del pma y sacar hebra, pinchar en el primer punto (donde se ha hecho el pma) y sacar hebra, sacar dos hebras de los siguientes dos puntos (5hebras en el ganchillo), tejerlas todas de una, 1cad.* Repetir las veces deseadas.
En la 2º vuelta, donde se hizo el pma, hacer 1pma y 2cad.
3ºVuelta: *pma en el pma anterior, pinchar en la base del pma y sacar hebra, bajar con el ganchillo a la vuelta 1 junto al pma y sacar hebra, sacar dos hebras de las 2cad. de la vuelta anterior (5hebras). Tejer juntas en un p., 1cad.* y repetir…

Nunca antes había tejido unas manoplas. Alguna vez tenía que ser la primera.
Empecé por la muñeca, hacia arriba y usé mis manos como modelo ya que mi princesa casi las tiene como yo de grandes … ha crecido tanto!!!!
Con esta lana, 19 cadenetas cerradas en redondo fueron suficientes.
En la 3º y 4ºv, crecí un punto por el lado del pulgar, y seguí hasta llegar al pulgar (vuelta 10) donde abrí un ojal de 3 puntos.
En las vueltas 12 y 13, decrecí 1 pto. por el lado del pulgar, y en la 15 y 16 un punto por el lado del pulgar y 1 por el del meñique.
No hay mucho de misterio, sólo ir probando en la mano e ir cerrando a medida que los dedos se acortan. Si la manopla no es para ti, puedes pedir que te faciliten la silueta dibujada en un papel teniendo en cuenta que los dedos tienen que aparecer juntos, menos el pulgar (separado para poder medir dónde hacer el ojal).
Una vez llegas a la medida del dedo corazón (el más alto), disminuir y cerrar juntos con una hebra que rematarás por dentro de la labor.
Ahora el pulgar.
Recoge todos los puntos del ojal tejiendo en redondo tantas vueltas como sea necesario para llegar a la altura del dedo. Un par de vueltas antes, disminuye 1p. en uno de los lados y cierra en redondo tal y como has hecho antes. Remata por dentro de la labor…
Y se acabó!!

Ahora es el turno del príncipe de la casa, que quiere un gorro con visera de color azul.
Vamos allá.