Magdalenas para desayunar.

Hay días en los que te apetece tener tu espacio por un momento. Estar a solas con uno mismo es casi una terapia cuando estás rodeado de ruido, de gente, de problemas…

Necesitaba encontrar un tiempo en el que estuviera sola, y me metí en la cocina.
Casi sin ganas, un poco fastidiada por tener algún que otro enredo por enmedio, cuando me dí cuenta estaba cocinando una rica tortilla de patatas para cenar y tenía en marcha unas magdalenas que prometían.

En casa siempre se han cocinado las tortillas gorditas y esponjosas. Bien cuajadas pero jugositas.

Conseguir una tortilla así, como las hacía mi madre, me ha costado tiempo de ensayo y error, hasta que una señora me dió la clave: freir las patatas a fuego lento en abundante aceite, como si las cocieras.

La cuestión es que con los niños creciendo, cada vez dura menos una tortilla en la mesa. Voy a tener que empezar a hacer dos para que nadie tenga que pelearse por un trozo.
Para las magdalenas no quise complicarme la vida y utilicé una receta más sencilla que la que suelo hacer (Ver entrada anterior).
Las que hice ayer, también son una receta del libro de la Thermomix:

  • 6 HUEVOS
  • 250 GRS DE HARINA
  • 250 GRS DE ACEITE
  • 1 SOBRE DE LEVADURA
  • 250 GRS DE AZÚCAR
  • RALLADURA DE LIMON

  • Se pone la mariposa en el vaso de la thermomix. Echar las claras y programar 6 minutos, en velocidad 2 o 3 cuando quede un minuto se le añade el azúcar, a continuación se le añaden las yemas y se pone 15 segundos, a velocidad 2 o 3.
  • A continuación se le añade la ralladura de limon y vuelves a mezclar unos 5 segundos a velocidad 2, se le echa la harina y la levadura todo junto unos 10 segundos a velocidad 3 ,despues se le pone 10 segundos a velocidad 2.
  • Por último se echa el aceite y se mezcla durante 10 segundos a velocidad 3 y por ultimo dejar 10 segundos mas a velocidad 2. Se ponen moldes de papel y los vas llenando por la mitad y se echa azúcar por encima y se meten al horno a 180º unos 15 minutos mitad del tiempo por abajo y la otra mitad por arriba.
  • 
  • Y voilà

    Anuncios

    A las ricas Magdalenas!!

    Cocinar es un placer, sobretodo cuando tienes tiempo.

    Los fines de semana suelo hornear bizcochos o magdalenas que luego guardo en cajas metálicas. Solucionan muy bien los desayunos durante la semana, y es mucho más sano (y más barato) que cualguier bollo industrial.

    Para elaborar la receta, utilizo la Thermomix aunque supongo que también se puede hacer con un buen brazo dispuesto a batir.

    INGREDIENTES:

    350 gr. de harina

    250 gr. de azúcar

    250 gr. aceite de girasol

    100 gr. de nata para montar

    1 sobre de levadura royal

    4 huevos

    piel rallada de limón

    piñones, nueces, trozos de chocolate (al gusto)

    ELABORACIÓN:

    Tamiza la harina junto a la levadura y reservar. Pon la mariposa en las cuchillas del vaso Thermomix y vierte los huevos y el azúcar (7 min., 37ºC, velocidad 3). Incorpora la piel rallada de limón y programa(sin temperatura) 6 minutos, velocidad 3.

    Añade el aceite de girasol y la nata y programamos 3 minutos, vel.2. A continuación retiramos la mariposa y añadimos la harina con la levadura, mezclamos primero con la espátula retirando la harina que quede adherida a los laterales del vaso y ponemos la Thermomix durante 10 segundos a velocidad 6. Volvemos a limpiar los laterales del vaso.

    Pasa la masa a una jarra y déjala reposar una media hora. Mientras tanto precalienta el horno a 230º. Este reposo ayuda a que la harina se hidrate de forma homogénea y las burbujas del batido se relajen.

    Vierte la masa en papeles rizados, llenándolos hasta los 3/4. Espolvorea un poco de azúcar.

    Si quieres añadir algo más (piñones, nueces, ralladuras de chocolate…) este es el momento.

    Introdúcelas en el horno (con ventilador) reduciendo la temperatura a 200º. Hornea durante 10-12 minutos, vigilando porque se dorarán rápido. Apaga el horno y deja cinco minutos más antes de retirarlas.

    Cuando las magdalenas estén frias (y si queda para entonces alguna), guárdalas en un tarro hermético. Yo utilizo esta lata que me regaló mi amiga Ingrid. Así siempre la recuerdo.