Habitación para un príncipe.

Pues sí, ya hemos acabado con la habitación de “niño mayor” de mi hijo. Ya le hemos renovado su espacio, a su gusto, para que empiece “el colegio de los grandes” como toca. La verdad es que le hacía falta.
Esta habitación ha ido creciendo con los niños. Parte del mobiliario perteneció a su hermana cuando nació. La hemos ido completando con los muebles necesarios según crecía la necesidad. Siempre hemos tenido precaución de mantener el color madera, o el pino natural para que hiciera conjunto. La última vez que la pintamos, fué cuando mi hija tomó posesión de su Jardín de hadas. Hasta ese momento, los dos dormían juntos. Así que para que él no fuera menos, le renovamos un poco el color de la pared y le colgamos dos pósters de Spiderman, su héroe!
Tan entusiasmados estaban con la creatividad, que no pudieron resistirse a hacer de Spíderman y decorar ellos mismos la habitación dos días después de haber pintado nosotros. Dicho y hecho, se embadurnaron las manos de crema, se subieron a la litera y…………..
Aquí teneis una muestra de cómo quedaron las paredes. Como castigo (no se si para ellos o para nosotros) así han estado 3 años.
Pero ya no aguantaba más la cosa.
Esto había que repararlo. Lo malo es que los tiempos que corren no son para mucho gasto. Nos pusimos un tope y un reto: 100€.
Seríamos capaces de renovar la habitación como mucho, con ese dinero?
Pues, claro que sí!
Primero, interrogar al inquilino sobre sus gustos. Informarle de que si acepta la renovación de su estancia, debe respetarla y cuidarla (jejejeje). El príncipe de la casa aceptó encantado.
Es un niño con mucha personalidad, así que pronto lo tuvo claro. Quería un color azul fuerte, pero no oscuro (“que no sea negro, mami”) y nada de colores pasteles.
Pues allí vamos!!
Tachaaaaaaaaaaannnnnnnnn!!!!!!!!!!!!!
Oh, Oooooohhhh…. el azul elegido es el del cuadrado grande, pero al destapar la caja descubrios que se parece más al del cuadrado pequeño. Bueno, esperemos a ver cómo queda una vez seco.

La verdad es que en casa no nos da pereza pintar paredes. Tenemos el trabajo bien distribuido. Yo soy más hábil con los detalles y él es un as con el rodillo , así que mi aportación es “recortar” con el pincel las esquinas y lugares más comprometidos. Siempre trabajamos juntos en estos casos. Y cuando terminamos de cubrir la pared, todo queda limpio y recogido. ¿El secreto?, mojar el suelo mientras se está pintando. Si eres precavido y tienes a mano una fregona, moja bastante el suelo antes de sacar el rodillo de la caja de pintura, si caen gotas o manchas, sólo tendrás que recoger el agua y la mancha y de una pasada… limpio!
Ahora os voy a poner un antes y un después de la misma habitación. Aviso, sólo hay 4 elementos nuevos. Ahí van!
Puerta de entrada.
Puerta de entrada.
Misma pared de la puerta, antes….
…..Y después.


                                          

Hemos movido el armario de sitio. Ya habéis visto que está en la pared de la puerta.

Hemos querido situar aquí la zona de estudio, porque el príncipe puede aprovechar toda la luz que entra por la ventana para hacer sus deberes.

Por eso también la pared es blanca, para reflejar esa luz, y para evitar distracciones! Aún nos queda poner una chapa entre la mesa y la pared, para que pueda colgar información y fotos con imanes. Así también protegeremos la pared de continuos golpes con la mesa.

Un antes y un después,
en el que hemos ganado mucha luz.

La fuerza de ese azul intenso, se ilumina y a la vez se contrarresta con todo el blanco de las otras dos paredes.

Esta ya no es la habitación de un niño pequeño.

Los juguetes se han reducido, han pasado a otro lugar. Ahora es una habitación de trabajo y de descanso.

Sigue manteniendo algunos juguetes, los más apreciados, y hemos incluido una radio para que escuche cuentos.
También decidió poner en un lugar preferente la foto que tiene junto a su profesora de piano. La aprecia mucho. Le encanta tocar el piano, le fascina.

Hemos mejorado algunos detalles.

Le hemos puesto una luz para sus lecturas de ir a dormir.

Y hemos intentado hacer un lugar acogedor, a su gusto, para que ir a dormir sea siempre un momento grato, y para que su habitación sea siempre su reino.
“Un reino de dinosaurios, mamá”…. ah, si, bueno…. más adelante veremos.
Nada más terminar la habitación, hizo esta composición y la pegó en la puerta para que todos supieran a quién pertenece.


A partir de ahora, el día a día personalizará esa habitación. Mi principe tiene que vivirla para amoldarla a su personalidad.

Ah! y del presupuesto nos han sobrado 20€.


Anuncios

Por fin, llegó Agosto.

Aunque las vacaciones se harán esperar todavía unos pocos días más.
Por aquí ando, ajetreada como en pleno invierno, con varios proyectos en mente.
La manta para mi hijo sobre el patrón de “Northen Star” va viento en popa. Ya tengo todos los grannys y estoy terminando de convertirlos en exágonos con un gris piedra oscuro que realza los tonos de aul, verde y lila de las estrellas. Además ya he decidido cómo rematar y terminar la manta.
Por otro lado, tengo en mente 3 proyectos para algunas personas a las que les estoy muy agradecida.
No puedo adelantar nada, porque si lo leen, se desvelaría la sorpresa………… aaaaaaahhhhhhh!!!!
También he decidido que la habitación de mi pequeño necesita un cambio. Él comenzará primaria este curso y es justo que su habitación ya sea de “niño mayor”. No es tiempo de hacer grandes gastos, así que utilizaremos la imaginación, los colores de las paredes y mis manos artesanas para transformarla. Los muebles siguen siendo los mismos. A ver qué conseguimos (os prometo un antes/después, como en los programas de la tele).
Mi peque me ha pedido que predomine el color azul intenso, no lo quiere oscuro y no quiere que sea pastel (ojo, tiene 5 años y medio…. la cosa promete) y que los dinosaurios sean el elemento principal. ¿Has dicho dragones? -NOOOOOOOO… dinosaurios! (uffff, niños!!)
Ya tenemos los materiales para empezar la transformación. Falta un poquito de tiempo, que seguramente aparecerá este fin de semana.
Este verano está siendo de una gran dificultad emocional para mi y el ganchillo me está ayudando a conseguir esa evasión y ese temple que necesito. La verdad, cierro los ojos y sólo deseo estar ganchilleando.
 Aquí os dejo una mandala de ganchillo, para que os acerque paz y seguridad.
http://www.ravelry.com/patterns/library/overlay-mandala-no-1
Espero que pronto pueda enseñaros algo de lo que os comento. Pasad un estupendo verano.

Una historia de cuento, un colegio de cine.

Vengo entusiasmada del colegio de mis hijos.
He visitado la exposición que han hecho alumnos y profesores con motivo de la Semana Cultural.

Durante el primer y segundo trimestre, han trabajado un tema transversal: los “Libros de Cine” como proyecto para fomentar la lectura y acercar a los niños a los libros.
Cada nivel ha leído y trabajado un libro. Daba igual el título, el único requisito era que hubiera sido llevado al cine, enlazando de esta forma la literatura y el séptimo arte para poder estudiar los diferentes lenguajes y materiales que se utilizan en cada uno de ellos.

El resultado está plasmado en los trabajos que alumnos y maestros han realizado en torno a la lectura de los libros seleccionados y que están expuestos en los pasillos del centro.
Además, durante toda esta semana se han programado actividades para todos los alumnos del centro como ha sido la representación del musical  “Ratas” a cargo de la Coral Kodály de Molina de Segura, un taller de ilustración con el pintor local Torregar, un taller de cine con el profesor de teatro Abraham Lara, un cuenta cuentos y la emisión en directo para el próximo día 9 de Mayo del programa de Onda Regional (radio) “La tribu Imaginaria”.

Entrar al colegio es abrir los sentidos de par en par

El equipo directivo nos da la bienvenida desde un cartel muy especial:

El pasillo de entrada a la zona de Educación Infantil de tres años, tiene su aquel… hay que pasar por el oscuro bosque para llegar al cuento de Los Tres Cerditos.

Infantil de cuatro años ha trabajado La Casita de Chocolate.

Los mayores pequeños de 5 años, El Flautista de Hamelín. Este es el cartel de la película con las maestras del curso.

Entrando en Primaria, el Primer curso ha trabajado Pinocho:

Las puertas de todas las aulas se han revestido de gala con una estrella, como si fueran camerinos.
Subiendo al primer piso, nos espera el soñado Oscar

Segundo curso de Primaria han preparado un espectacular “Alicia en el país de las Maravillas”
Esta es la vista general del pasillo:

Han acortado el pasillo con un mural y una puerta muy especial que da paso al castillo de la Reina de Corazones y al salón de te.

Este colegio es bilingüe, así que la asignatura de inglés tiene mucho peso

Tercero ha trabajado Peter Pan. Han leído el libro, han visto la película de “Descubriendo Nunca Jamás”, y han hecho un mural impresionante que da acceso a sus aulas:

Cuarto ha leído “Kika Superbruja y el Libro de los hechizos”.

Quinto se atrevió con “El libro de la Selva”

Y los mayores de Sexto, han hecho un trabajo minucioso con “El Mago de Oz”

Incluso, se han fabricado a los personajes:

Y tu…..¿qué sabes de cine?

El Parque Güell a cuatro colores.

Como os decía en la entrada anterior sobre dibujo, les regalé a mis amigos holandeses Alain e Hiromi la entrada del Parque Güell realizada a cuatro colores.

Cuando pensé en reabrir este blog, le pedí a Alain que me enviara escaneado el dibujo para poder mostrarlo. Y el, ha accedido rápidamente a mi petición. Así que aquí os lo dejo, como muestra de que se puede hacer.

Rojo, azul y amarillo son los colores primarios de los que salen el resto. El negro es para regular la luz (añadir sombras).

Por cierto, ¿sabíais que cuando la luz (blanca) ‘toca’ un objeto, ese objeto absorbe todos los colores y refracta sólo el que podemos ver? Por eso, el blanco es el color que contiene todos los colores (los refracta a la vez), y el negro es el que no tiene ninguno (los absorbe todos). De ahí que vestir de negro de más calor que vestir de blanco.

A mis amigos Alain Plasschaert e Hiromi Fuji, un besazo enorme!! Tengo muchas ganas de volver a veros.


Un jardín de Hadas.

Llegó el día en el que dejaron de dormir juntos.

Había que preparar una habitación especial para la princesa de la casa. A ella le encantan las hadas. Se sabe todas las historias en las que aparecen.

Escogimos un color verde botella para pintar una de las paredes en la que sólo se apoyaría un espejo, una mesa y un perchero con el cuadro en punto de cruz de los ositos (os lo enseñaré en otra entrada).

En la pared opuesta, pintada de blanco, en la que iría la cama (blanca también) se me ocurrió pintar un gran sauce donde habitarían todas las haditas que llegaran a aquella habitación.

Las hadas son muy juguetonas, y les encanta la naturaleza, así que habría un jardín lleno de plantas y rincones donde esconderse.

El resultado ha sido, un lugar mágico al que siempre quiere volver.